Horario de verano en México puede tener los días contados


El horario de verano podría estar condenado en México e igual ya no entrará en vigor a partir del año que viene: el presidente Andrés Manuel López Obrador, aseguró que su administración analizaba la conveniencia de mantenerlo o no, y el informe ofrecido por la Secretaría de Salud es lapidario.


Por varios años, el país ha utilizado entre abril y octubre el horario de verano, en el que se adelantan una hora los relojes excepto en lugares del norte del país como los municipios fronterizos con Estados Unidos, y en los estados de Sonora y Quintana Roo.


Para la dependencia, obedece más a criterios políticos utilizar el cambio de horario


"Mejorando el rendimiento intelectual y ayudando a disminuir enfermedades del corazón, obesidad, insomnio y depresión", abundó.


En el texto titulado "Repercusiones en la salud por el cambio de horario", la dependencia federal explica que los relojes biológicos de los humanos regulan funciones de proteínas y órganos, ante lo cual el cambio de hora modifica el tiempo de exposición al sol y altera este tiempo interno.


Salud federal asegura que los adultos necesitan de 3 a 7 días para adaptarse al cambio de horario, y que los menores de edad requieren incluso más días para asumir el nuevo horario.


Precisa que "la desincronización con el ambiente altera nuestro orden temporal interno, causando problemas físicos y mentales, y dichos problemas se presentan más a menudo en los días posteriores al cambio de horario".


Alude la dependencia a estudios que vinculan el cambio en el reloj biológico con trastornos psicoemocionales y sociales, como somnolencia, irritabilidad, falta de atención, complicaciones en la concentración y la memoria, así como cambios físicos como aumento de secreción del jugo gástrico, disminución en el día y aumento del apetito en la noche.


Más aún, apunta que depresión e ideas suicidas aumentan en algunas épocas del año y en algunos horarios y latitudes más que en otros. “En el ámbito social hay mayor riesgo en los individuos que requieren de concentración máxima para realizar sus funciones, como pilotos, maestros, empleados y trabajadores".


Incluso, sostiene el documento que muchos estudiantes registran fatiga, disminución del rendimiento académico y laboral, menor productividad y uso mayor de estimulantes.


Añade que hay Sociedades Internacionales del Sueño aconsejan un horario sin cambios y recomiendan mantener el horario de invierno de forma permanente, en especial para los niños y las personas de edad avanzada, pues el horario de invierno promueve un ritmo biológico más estable que el de verano".

logotipo.png
bandera comunidad 2.jpg