Hay malos hábitos que provocan un envejecimiento más rápido


Una de las verdades universales es sin duda que en algún momento los seres humanos vamos envejeciendo, aunque mantener una apariencia joven más tiempo sí es posible, sin necesidad de someterse al bisturí para recurrir a las cirugías plásticas.

Los hábitos son importantes para ralentizar el proceso. Está comprobado científicamente que algunas actividades que se realizan a diario pueden conducir a un envejecimiento prematuro. Hay hábitos que se deben evitar para no envejecer tan rápido.

No beber suficiente agua: implica que el organismo queda deshidratado, y sus efectos a largo plazo pueden observarse en la piel del rostro. Además de sequedad, la falta de agua puede hacer que surjan arrugas finas y ojeras, según el portal Eatthis. Para mantener los niveles de hidratación del organismo, las mujeres necesitan 2,7 litros y los hombres, 3,7 litros de agua al día, según el Instituto de Medicina de las Academias Nacionales de Estados Unidos.

Aproximadamente el 20% de nuestra ingesta diaria de líquidos proviene de los alimentos, mientras que el 80% restante debe ser consumido mediante bebidas.

Beber demasiado alcohol tiene diversos efectos negativos en el cuerpo, siendo uno de ellos el envejecimiento precoz. El alcohol deshidrata la piel y causa inflamación, lo que puede causar enrojecimiento facial, hinchazón y capilares rotos, y terminar haciendo que parezcas mayor de lo que realmente eres.

Una investigación de 2019 mostró que entre las mujeres, quienes bebían alcohol con frecuencias tenían más "líneas faciales superiores, hinchazón debajo de los ojos, comisuras orales, pérdida de volumen en la mitad de la cara y vasos sanguíneos" que las que bebían moderadamente o no bebían del todo.

Fumar contiene cientos de toxinas que pueden tener reflejo en la salud. Una de las consecuencias del tabaquismo es el envejecimiento temprano, pues fumar hace contraer los vasos sanguíneos y disminuye la circulación de oxígeno y nutrientes en la piel.

Un estudio llevado a cabo con 79 pares de gemelos reveló que los que fumaban más tenían más bolsas debajo de los ojos, arrugas en los labios y papada, si comparados con sus hermanos que fumaban menos o no fumaban del todo.

Consumir demasiada azúcar también afecta al organismo: hay 2 sustancias en nuestro organismo que ayudan a mantener la piel firme, tersa y con aspecto joven: el colágeno y la elastina.