Hay frutas que son de gran ayuda para los riñones


Una buena alimentación y estilo de vida son fundamentales para para mantener los riñones en buen estado. Así, existen hábitos nutritivos como el consumo de frutas, que ayudan a cuidar estos órganos vitales y prevenir la insuficiencia renal. Los riñones se encargan de limpiar la sangre y de producir hormonas, por lo que una dieta rica en frutas evita e exponernos a enfermedades graves.


La sandía tiene en su mayoría agua y se considera la mejor para combatir problemas urinarios. Posee propiedades depurativas y diuréticas, ya que su contenido en antioxidantes nos protege de algunas tóxicas para los riñones.


Los arándanos no son solo un antioxidante, sino antiinflamatorio y antibacteriano. Su consumo permite mantener los riñones en buen estado, y la vejiga estará limpia. Los arándanos ayudan a combatir cálculos renales, así como infecciones de vías urinarias.


Las fresas contienen antioxidantes y su consumo ayuda a desintoxicar y depurar los riñones de toxinas.


La piña es rica en vitamina C, potasio y bromelina, esta última con efectos antiinflamatorios y diuréticos, además de contribuir a eliminar toxinas a través de la orina. La piña combate infecciones e inflamación en los riñones.


Los plátanos contienen potasio, fundamental para aumentar la producción de orina. Además, otros beneficios de los plátanos son su fibra dietética que incluye celulosa y fibra, que contribuyen al funcionamiento normal del intestino.


Las manzanas tienen propiedades diuréticas para depurar los riñones. Para favorecer este proceso y estimular las funciones renales, es ideal consumir no más de una manzana al día, puesto que en exceso puede producir efectos contrarios a los deseados por su potasio. Se sugiere tomarla con piel.


La naranja es rica en agua, vitaminas C y B, magnesio, fósforo, calcio y potasio.


El melocotón es una de las frutas con más propiedades beneficiosas para la salud, varias relacionadas con el sistema digestivo. El melocotón aumenta la actividad secretora de las glándulas digestivas y facilita la digestión de los alimentos altos en grasas. Además, es rico en potasio.


Además de una dieta saludable, es importante atender otros factores para cuidar nuestros riñones, por lo que es recomendable no fumar; hacer deporte; controlar el peso; no consumir sal; controlar niveles de azúcar; beber agua; conocer la historia familiar pues algunas enfermedades renales se heredan; tener cuidado con los medicamentos y revisar los riñones.