top of page
  • Laura Meléndez

Hace cerca de 3 siglos que llegó al mundo el gran Julio Verne


Hoy es jueves 8 de febrero, y recordamos el natalicio de un famoso escritor, poeta y dramaturgo francés célebre por sus novelas de aventuras y su profunda influencia en el género literario de la ciencia ficción: Julio Verne.

 

Jules fue un estudioso de la ciencia y la tecnología de su época, lo que unido a su gran imaginación y a su capacidad de anticipación lógica le permitió adelantarse a su tiempo, describiendo entre otras cosas elementos como los submarinos, descrito en el «Nautilus» del capitán Nemo, de sus “Veinte mil leguas de viaje submarino”, el helicóptero, que aparece en el yate con hélices en la punta de sus mástiles en “Robur el conquistador”, o medios para transportarse a 1500 kilómetros por hora.

 

Nuestro personaje nació justo un día como hoy, pero del año 1828 en el seno de una familia burguesa en la ciudad francesa de Nantes, Jules Gabriel Verne era el mayor de 5 hermanos, pero era el más inteligente porque en el colegio demostraba su talento en geografía, griego, latín y canto.

 

Interesado en la poesía y la ciencia, leer y coleccionar artículos científicos, cuando volvió al Liceo Real de Nantes alrededor de 1846 comenzó a escribir prosa; 3 años más tarde se recibió de abogado, pero comenzó su carrera al destacar como guionista de teatro. Su padre quiso que se dedicara a la abogacía, pero Jules no estaba de acuerdo y por ello le dejó de financiar.

 

Esto lo llevó a gastar sus ahorros en libros, y en algunas ocasiones no tenía dinero ni para comer, lo que le ocasionó trastornos que acabarían por desfigurarle la cara.

 

La mayor parte de la década de 1850 la pasó escribiendo comedias, relatos y cuentos inspirados en las hazañas de personajes como Alexander Von Humboldt junto con obras teatrales, libretos para operetas de moda y novelas cortas. Durante esta época es secretario del Teatro Nacional de París, recomendado por el escritor Alejandro Dumas, a quien conoció en sus días de escuela.

 

En 1859 escribió su primera obra de ficción científica, París en el siglo XX, pero fue una de las pocas que no publicó en vida porque se imprimió hasta 1994; y es que Pierre-Jules Hetzel, su editor, rechazó la novela por el pesimismo que encerraba, pues presagiaba una sociedad en que la gente vive obsesionada con el dinero y con los faxes.

 

En 1863, Verne publicó “Cinco semanas en globo”, el primero de sus 60 Viajes extraordinarios, que es el título genérico de la colección de libros de viajes y aventuras que escribiría por los siguientes casi 40 años. A ese le siguieron el famoso “Viaje al centro de la Tierra” de 1864, “De la Tierra a la Luna” en 1865 y “Los hijos del capitán Grant de 1867. En 1869 aparece” Veinte mil leguas de viaje submarino” a la que seguirían “La vuelta al mundo en 80 días” en 1873 y “La isla misteriosa” en 1874.

 

El 24 de marzo de 1905, enfermo de diabetes desde hacía años, Jules Verne murió en su hogar, fue enterrado en el cementerio de La Madeleine, ubicado al noroeste de Amiens, en cuya tumba se representa a Verne emergiendo del sepulcro, obra del escultor Albert Roze. Su hijo Michel supervisó la publicación de sus últimas novelas La invasión del mar y El faro del fin del mundo.

 

La serie Viajes extraordinarios continuó durante un lapso prolongado al mismo ritmo de dos volúmenes al año.

logotipo.png
paisaje montaña.webp
bottom of page