top of page
  • Laura Meléndez

Hace casi 8 siglos que comenzó la práctica católica de la adoración perpetua.

Fue un 11 de septiembre pero de 1226…

La adoración eucarística es aquella oración litúrgica que se realiza frente al Santísimo Sacramento cuando éste es expuesto para ello. Es practicada por las iglesias Católica, Ortodoxa, Copta, Anglicana y por algunas denominaciones Luteranas, y cuando la adoración es constante, o sea 24 horas, se le llama perpetua adoración. En una parroquia, esto es realizado por voluntarios, y en un monasterio o en un convento, por los monjes residentes o monjas.


La práctica de la adoración tiene sus raíces y en monasterios y conventos la bendición del Santísimo Sacramento era parte integral de la estructura de la vida de clausura. Desde el principio de la vida en la comunidad la Eucaristía se hacía en una habitación afuera del altar y separado de la iglesia donde se oficiaba la Misa.


Gran variedad de nombres se ha usado para identificar este sitio y los más comunes son secretaría o prótesis. Una de las primeras referencias de uso del Santísimo Sacramento para la adoración se encuentra en la vida de San Basilio (que murió en el 379), quien se dice dividió el pan en tres partes cuando celebraba Misa en el monasterio. Una la consumió él, la segunda se la dio a monjes y la tercera la puso en una paloma dorada suspendida sobre el altar.


La práctica de este tipo de adoración comenzó en Aviñón (Francia) el 11 de septiembre de 1226 para celebrar y dar gracias por la victoria sobre los cátaros en las batallas de la Cruzada albigense. El rey Luis VII de Francia ordenó que dicho sacramento se guardara en la Catedral de la Santa Cruz de Orleans, y la gran cantidad de adoradores hizo que el Obispo, Pierre de Corbie, sugiriera que la adoración fuese continua e incesante.


Con el permiso del papa Honorio III, la idea se ratificó y continuó ininterrumpida hasta que el caos que se formó durante la Revolución francesa lo paró en 1792 hasta que los esfuerzos de la hermandad de los penitentes GRIS la trajeron de vuelta en 1829.


Otra de las primeras prácticas comunes de la adoración fue de Cuarenta Horas, ejercicio de devoción que dicen, inició en Milán en mayo de 1537 en el que se reza continuamente durante cuarenta horas antes de que se celebre la Eucaristía. Durante más de 128 años, las Hermanas Franciscanas de la Adoración Perpetua han rezado sin parar en Estados Unidos, desde el 1 de agosto de 1878 a las 11 AM y hasta la fecha.


Las actitudes respecto a la adoración eucarística dependen intrínsecamente de cómo se considere a la Eucaristía. En la tradición católica, al momento de la consagración, los dones son transformados en el Cuerpo y Sangre de Jesucristo. La doctrina católica sostiene que los elementos no son transformados espiritualmente, sino en su Cuerpo y Sangre, que aunque los dones retienen las apariencias o "accidentes" del pan y del vino. En el momento de la consagración, se da lugar un doble milagro: que Cristo se presente en una forma física y que el pan y el vino se conviertan en su Cuerpo y Sangre.


Las opiniones no son de la naturaleza de la Eucaristía y la adoración al Santísimo Sacramento varía dentro del anglicanismo. La adoración eucarística luterana está casi siempre limitada a la duración del servicio de la comunión porque la tradición luterana no incluye la reserva del Sacramento.


Debido a la dificultad de mantener una atención de 24 horas, muchos parroquianos no repiten el servicio de adoración.

Comments

Rated 0 out of 5 stars.
No ratings yet

Add a rating
logotipo.png
primavera 3.jpg
bottom of page