Habla el papa sobre su reciente cirugía, y dice que algunos lo querían muerto


La revista jesuita Civita Católica, pública este martes el contenido de una reunión privada que sostuvo el papá Francisco con jesuitas eslovacos, y ahí, el pontífice hizo algunos apuntes sobre sus críticos.


El encuentro se produjo durante la visita papal el pasado 13 de septiembre en la ciudad de Bratislava en Eslovaquia, y afirmó que estaba consciente de sus numerosos críticos conservadores.


Ironizando, afirmó que los “comentarios desagradables” de ellos son obra del diablo, y “Algunos me querían muerto”, a propósito de la operación intestinal a la que fue sometido hace unas semanas.


La revista jesuita difunde generalmente relatos posteriores a las reuniones que tiene el Obispo de Roma a puerta con jesuitas cuando está de viaje.


El vicario de Cristo mostró su sentido del humor en la reunión, en especial cuando un sacerdote le preguntó cómo se sentía, a lo que Francisco respondió que “Todavía vivo”.


El viaje a Hungría y Eslovaquia entre 12 y 15 de septiembre fue la primera gira internacional del papá desde que fue operado en julio pasado para extirparle 33 centímetros de su intestino grueso.


El pontífice expresó que "aunque algunos me querían muerto. Sé que incluso hubo reuniones entre sacerdotes que pensaban que el papa estaba en peor forma de lo que se decía. Estaban preparando el cónclave”, que es la reunión donde los cardenales eligen nuevo papa.


”¡Paciencia! Gracias a Dios estoy bien”, añadió Francisco quien ya ha expresado en otras ocasiones que renunciar “ni siquiera me pasó por la cabeza”.


Dijo que "personalmente podría merecer ataques e insultos porque soy un pecador, pero la Iglesia no se merece esto. Esto es obra del diablo”.


“Sí, hay sacerdotes incluso que hacen comentarios desagradables sobre mí. A veces pierdo la paciencia, especialmente cuando hacen juicios sin entrar en un diálogo real. No se puede hacer nada con eso”, agregó.