Ganan el negocio: Djokovic se queda en Australia y podría jugará en el Open


El tenista serbio Novak Djokovic ya abandonó el hotel de Melbourne donde estaba recluido tras la cancelación de su visa por no estar vacunado contra el coronavirus, y todo indica que sí participará en el Abierto de tenis de Australia dentro de una semana.


El negocio pudo más que las leyes que aplican para todos los australianos, y así, el número uno del tenis mundial, podría defender su título de 2021 pese a no estar vacunado contra el Covid-19.


La decisión fue tomada por el juez australiano de Corte de Circuito, Anthony Kelly, quien regresó a Djokovic su visa, pese a que según las autoridades, no cumplía los criterios para una exención al requisito que deben cumplir los viajeros sin ciudadanía australiana, de tener pauta completa de vacunación para entrar al país.


Según el juez, Novak no tuvo tiempo suficiente para hablar con sus abogados antes de que se tomara esa decisión, tras lo cual, el abogado del gobierno Christopher Tran dijo que el ministro de Inmigración, Ciudadanía, Servicios Migratorios y Asuntos Multiculturales, “considerará si ejerce un poder personal de cancelación”.


Lo dicho por el abogado del gobierno podría implicar que el tema no está cerrado y que Djokovic podría volver a enfrentar una deportación y vetarse su entrada en el país durante 3 años.


Muestra del rasero con el que se juzgó el caso del serbio, imán de taquilla y negocio para los organizadores del Open de Australia, es lo ocurrido con la tenista checa Renata Voracova que abandonó el fin de semanar Australia luego de ser detenida a mediados de semana por autoridades migratorias.


Renata Voracova partió el sábado de territorio australiano desde el aeropuerto de Melbourne, después de que le fuese revocaran el permiso de entrada al país por su estado de vacunación.


Voracova, había ingresado a Australia en diciembre e incluso participó en un evento de calentamiento en Melbourne debido a que se le había otorgado el acceso, pero decidió salir voluntariamente del país tras verse implicada en el escándalo sobre la gestión de las exenciones médicas para los jugadores no vacunados que quieren jugar en el Abierto de Australia.


Voracova quien contaba con una exención de vacunación contra el coronavirus concedida por Tennis Australia, ya que se había enfermado con covid-19, dijo que "no soy como Djokovic: no estoy completamente en contra de la vacunación. Como he dicho, nuestros casos son muy diferentes", y añadió que hizo todo lo que le pidieron pero que, al parecer, Tennis Australia, la había engañado.

logotipo.png
PrimaveraPor.webp