Falta de confianza ayudó a alimentar la pandemia de COVID-19, según estudio


Los bajos niveles de confianza social en los gobiernos, así como los más altos de corrupción gubernamental, están correlacionados con tasas más altas de infección por COVID-19 en el mundo, según un nuevo estudio revisado por pares publicado hoy en The Lancet.


Otros indicadores, incluidos índices de preparación para pandemias, democracia, desigualdad de ingresos, atención médica universal y capacidad hospitalaria, no lograron mostrar una relación significativa con las tasas de infección por COVID-19 o las tasas de mortalidad por infección.


El estudio de 177 países, realizado por un equipo de investigadores del Instituto de Métricas y Evaluación de la Salud de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington y el Consejo de Relaciones Exteriores, encontró una amplia variación entre países en COVID -19.


Las tasas de infección no pueden explicarse por muchos factores citados a menudo en la política, capacidad estatal, atención médica o factores sociales o desigualdad económica.


Los hallazgos sugieren que, si todas las sociedades tuvieran una confianza en el gobierno al menos tan alta como la de Dinamarca, que se encuentra en 75%, el mundo habría experimentado 13% menos de infecciones.


Si la confianza social alcanzara el mismo nivel, el efecto sería aún mayor: un 40 % menos de infecciones a nivel mundial.


"Muchos de los factores que influyen en los resultados de COVID-19, como la estacionalidad, la estructura de edad y la densidad de población, están fuera del alcance de los tomadores de decisiones", dijo el director del Programa de Salud Global de CFR, Thomas J. Bollyky, autor principal del estudio.


“La confianza es un área en la que los gobiernos pueden mover la aguja, y el hecho de que supere las medidas tradicionales de capacidad de atención médica y preparación para una pandemia, debería ser una llamada de atención para todos mientras enfrentamos la pandemia de COVID-19 en curso y la amenaza de futuros brotes de enfermedades”.


En el estudio, los altos niveles de confianza social y gubernamental, así como menor corrupción gubernamental, se asociaron con mayor cobertura de vacunación.


Los niveles más bajos de corrupción gubernamental se asociaron con reducciones en la movilidad durante la pandemia, lo que sugiere un mayor cumplimiento de las reglas de distanciamiento social.


Los hallazgos también sugieren que promover una mejor salud, puede ayudar a prevenir enfermedades y muertes durante futuras pandemias.


Los investigadores analizaron 12 índices de preparación para pandemias, 7 indicadores de capacidad de atención médica y 10 condiciones demográficas, sociales y políticas adicionales, y ajustaron factores biológicos conocidos de infección, como edad y efectos estacionales


Países como Filipinas y República Dominicana, que ocupan un lugar relativamente bajo en preparación para una pandemia y acceso y calidad de la atención médica, mantuvieron bajas tasas de infecciones y muertes durante el período de estudio, mientras que otras naciones con clasificaciones más altas, como Estados Unidos y Francia, enfrentaron resultados peores tanto en infecciones en muertes.


“Los gobiernos pueden fomentar la confianza durante una crisis”, dijo Erin Hulland, investigadora del IHME y coautora del estudio.


logotipo.png
PrimaveraPor.webp