Expertos afirman que las dietas influyen en crecimiento de tumores malignos


Las cantidades de calorías ingeridas en la dieta diaria tienen un importante impacto en el crecimiento de los tumores cancerígenos, de acuerdo a investigaciones de científicos pertenecientes al Instituto Tecnológico de Massachusetts.


De acuerdo con el estudio, más allá de ser una recomendación alimenticia, las dietas tienen una restricción de calorías que podrían retrasar el crecimiento tumoral, cosa que fue confirmada en un experimento con ratones a los que aplicaron 2 dietas.

Una baja en calorías y la otra alta en grasas y baja en carbohidratos conocida como dieta cetogénica.


Ambas dietas reducen al máximo el consumo de azúcares, pero los científicos notaron que la dieta baja en calorías podía disminuir la disponibilidad de ácidos grasos relacionados con el crecimiento tumoral, en tanto que la dieta cetogénica, alta en grasas, muestra a las grasas como un compuesto que emplean las células cancerígenas para desarrollarse.


Cuando a una persona le detectan un tumor cancerígeno, también conocido como tumor maligno, por lo general junto a un tratamiento recibe recomendaciones médicas respecto a su dieta, por lo que los científicos consideran que se deben profundizar estos estudios para determinar cómo y qué dietas pueden contribuir y combinarse con un tratamiento médico para los pacientes con cáncer.


El autor principal del estudio y director del Instituto Koch para la Investigación Integrativa del Cáncer del MIT, Matthew Vander Heiden, dijo que "hay mucha evidencia de que la dieta puede afectar la rapidez con que progresa el cáncer, pero esto no es una cura. (…) Si bien los hallazgos son provocativos, se necesitan más estudios y los pacientes individuales deben hablar con su médico sobre las intervenciones dietéticas adecuadas para su cáncer".


Investigadores creían que la reducción de glucosa en el organismo retrasaba el crecimiento de los tumores malignos, pero este estudio ha demostrado en ratones que la reducción del consumo de grasas con una dieta baja en calorías tuvo un mayor efecto a la hora de ralentizar el crecimiento de los tumores.


Ahora los científicos estudiarán otros tipos de dietas para observar el impacto de las grasas, incluyendo de origen animal y vegetal, para observar cómo los ácidos grasos saturados, monoinsaturados, poliinsaturados y la proporción de ácidos grasos insaturados y saturados alteran el metabolismo de ácidos grasos tumorales.






logotipo.png
bandera comunidad 2.jpg