Estado norteamericano podría movilizar Guardia Nacional para frenar migración fronteriza


Fuentes cercanas al asunto aseguran que el gobernador republicano de Texas estaría por anunciar en las próximas horas medidas para frenar la migración procedente de México “sin precedentes”, días después de que la Casa Blanca suspendiera la ley que le permitía rechazar pedidos de asilo por razones de Covid-19, que se aplicaba desde marzo de 2020.


La situación es aprovechada por exfuncionarios del gobierno de Donald Trump quienes piden al gobernador Greg Abbott, declarar una “invasión” en la frontera con México y darle poderes a la Guardia Nacional y a la policía estatal para impedir el paso a migrantes, cosa que corresponde solo al gobierno federal.


No se sabe si Abbott, respaldará esta declaración de invasión, y tampoco se conocen las medidas que anunciará para reforzar acciones que ya aplica, como el permitir que la policía estatal detenga a migrantes.


La Patrulla Fronteriza estima que unos 18 mil migrantes intentarán cruzar la frontera día con día en cuanto se haga efectiva em mayo la suspensión de la medida sanitaria promulgada durante el gobierno de Donald Trump y que se conoce como Título 42, en momentos en los que poco más de 7 mil personas buscan cruzar de México a estados Unidos diariamente.


En Estados Unidos la protección fronteriza siempre ha sido responsabilidad federal, pero para exfuncionarios de Trump, estados como Texas y Arizona, gobernados por republicanos, podrían hacer lo que el gobierno federal no puede, apoyados en una interpretación de la Constitución de Estados Unidos en donde Guardia Nacional o policía estatal podrían devolver migrantes a México a la fuerza, independientemente de lo que digan las leyes de inmigración o los procedimientos vigentes.


Tom Homan, quien fue director interino del Servicio de Inmigración y Aduanas bajo Trump, dijo en conferencia la semana pasada que habló con Abbott sobre el tema, pero no dijo si el gobernador estaba de acuerdo. explicó que durante las consultas en el despacho de Abbott, que asegura tuvieron lugar hace 3 meses, el gobernador de Texas “no llegó a comprometerse, pero estuvo dispuesto a escuchar”.


En Arizona, el gobernador republicano Doug Ducey ha recibido presiones partidistas para declarar una invasión en la frontera y usar poderes extraordinarios, que solo aplican para el caso de guerra. (AP)






logotipo.png
bandera comunidad 2.jpg