top of page
  • bambarito59

Entrenamiento con restricción de flujo sanguíneo, ideal para restaurar fuerza muscular

Para quienes se recuperan de procedimientos ortopédicos o lesiones deportivas, los ejercicios de fortalecimiento suelen ser algo esencial de su plan de rehabilitación.


Sin embargo, los beneficios más sustanciales se ven con el entrenamiento de resistencia de alta carga, ejercicios que pueden no ser adecuados para pacientes que experimentan dolor crónico después de la cirugía o se encuentran en las primeras etapas de recuperación después de una lesión.


Investigadores del Centro de Ortopedia y Medicina Deportiva del Hospital Houston Methodist discutieron los beneficios clínicos y aplicaciones de combinar la restricción del flujo sanguíneo con el entrenamiento de fuerza de baja intensidad.


Esta técnica, informaron, podría mejorar la resistencia y la potencia muscular sin someter a los pacientes a una incomodidad considerable por los ejercicios extenuantes.


“Para alguien que, digamos, todavía se está recuperando de una cirugía de rodilla, cualquier tipo de ejercicio extenuante de entrenamiento con pesas es muy inseguro”, dijo el Dr. Corbin Hedt, terapeuta físico del Hospital Houston Methodist.


“La restricción del flujo sanguíneo nos brinda una solución alternativa al utilizar actividades de nivel inferior para mejorar la fuerza sin dolor ni sacrificar la seguridad. Y, sin embargo, casi obtenemos el mismo efecto benéfico que se logra al hacer un entrenamiento con pesas pesadas.”


El entrenamiento de restricción del flujo sanguíneo con ejercicio de baja intensidad, tiene sus orígenes en el Kaastu, técnica japonesa descubierta por el médico Yoshiaki Sato en la década de 1960. Notó que al estar arrodillado durante mucho tiempo había restringido el flujo de sangre a sus piernas, causando que los músculos de la pantorrilla le dolieran de la misma manera que después de levantar pesas.


Desde su descubrimiento, este método de entrenamiento se ha desarrollado y simplificado en un protocolo más estandarizado para garantizar la seguridad y eficacia de los métodos de entrenamiento de restricción del flujo sanguíneo en la práctica clínica.


Al igual que una máquina de presión arterial, se sujeta un manguito en el extremo más cerca del centro de un brazo o una pierna, dependiendo de la extremidad que requiera el ejercicio de fortalecimiento.


Luego, la presión del torniquete se mide para garantizar una restricción segura y eficaz del flujo sanguíneo. Una vez que se logra un nivel de oclusión, el paciente realiza ejercicios de resistencia de baja intensidad que representan alrededor del 20-30% del esfuerzo máximo.

Durante los ejercicios aeróbicos, los músculos utilizan el oxígeno transportado por la sangre. Pero cuando la actividad es extenuante, aumenta la demanda metabólica del músculo. Para hacer frente, los músculos comienzan a generar energía utilizando mecanismos anaeróbicos, mediante los cuales el azúcar en sangre se convierte en lactato, liberando energía.


Pero si se aplica presión al sistema vascular y el flujo de sangre se limita a los músculos ejercitados, incluso el entrenamiento de baja resistencia puede privar a los músculos de suficiente oxígeno, desencadenando la producción de energía anaeróbica.

Commenti

Valutazione 0 stelle su 5.
Non ci sono ancora valutazioni

Aggiungi una valutazione
logotipo.png
lgbtttiq.jpg
bottom of page