“En el nombre de Dios, ¡vete!”: piden a Boris Johnson renunciar como primer ministro


El primer ministro británico Boris Johnson se presentó este miércoles ante el parlamento británico y rechazó los llamados tanto de opositores como de miembros del Partido Conservador para que renuncie, luego dsel escándalo desatado por las revelaciones relacionadas con la asistencia del premier a varias fiestas en tiempos de confinamientos, restricciones y cuarentenas por la pandemia de coronavirus.


Johnson asistió a una fiesta en el jardín de la residencia oficial de Downing Street en mayo de 2020, cuando estaban prohibidas las reuniones fuera de las casas para contener la trasmisión del COVID-19, y a partir de esa revelación, han ido surgiendo otras por parte de varios medios de comunicación.


David Davis, exministro del Brexit y hasta hace unos días legislador conservador que se pasó al opositor Partido Laborista, se dirigió hoy a Johnson durante la sesión parlamentaria y le dijo: “en el nombre de Dios, ¡vete!”.


Johnson defendió en la Cámara de los Comunes el manejo económico de su gobierno, además de la labor contra el crimen y el combate contra la pandemia, intentando evitar preguntas sobre el escándalo que podría con poner fin a su gestión.


Los conservadores analizan pedir un voto de retiro de confianza a Johnson en medio de la molestia general provocada por el llamado “fiestagate”, y bajo las reglas del Partido Conservador, se puede solicitar el voto de retiro de confianza si 54 legisladores envían cartas a un funcionario del partido para exigirlo.


Solo unos cuantos legisladores conservadores han reclamado hasta ahora la renuncia de Johnson, pero se estima que muchos más han enviado las cartas, para empujar su relevo. Si una mayoría de los 359 legisladores del partido votaran por retirarle la confianza a Johnson, se realizaría una elección para reemplazarlo como líder conservador, y quien gane sería el nuevo primer ministro.






logotipo.png
bandera comunidad 2.jpg