Dosis de refuerzo contra COVID-19 no se debe aplicar sin evidencia


Para la Organización Panamericana de la salud, no se deben aplicar dosis de refuerzo de la vacuna contra el COVID-19 sin tener evidencia necesaria de efectividad, dice Jarbas Barbosa, subdirector de la OPS


La postura del organismo no coincide con lo que ya realizan países como Estados Unidos, Chile y Uruguay, cuyos gobiernos ya están aplicando dosis de refuerzo a sus habitantes, mientras que Perú anunció que también aplicará una tercera dosis y Brasil está por seguir los mismos pasos.


Para Barbosa, “no se puede tomar una decisión como esta sin tener la evidencia necesaria para comprobar que efectivamente se requiera tener una tercera dosis".


En conferencia de medios por medios digitales, expresó que “estamos en un momento de una inequidad tan importante en el mundo que hay países que ya están discutiendo la tercera dosis y otros países aún están buscando cómo vacunar con la primera a los más vulnerables".


Dijo que la OPS tiene una posición sustentada en la investigación del grupo de expertos en vacunación de la Organización Mundial de la Salud, misma que precisa día con día evidencias “porque cada vacuna tiene un comportamiento diferente, y se necesita tener datos sobre la efectividad de cada una después de 6 u 8 meses".


Más aún, se refirió a la disponibilidad de vacunas, ya que "si un país toma la decisión de aplicar la tercera dosis, las vacunas que podrían ser utilizadas para la primera dosis en grupos vulnerables están siendo usadas como refuerzo sin tener toda la evidencia necesaria".


Añade que "hay algunas indicaciones de que para algunas de las vacunas hay una reducción a lo largo del tiempo de los anticuerpos protectores, pero hay que confirmar si eso significa efectivamente una reducción de la protección" contra el coronavirus.