De locos: futbolista conducía ebrio su auto a 251 km/h y mató a una persona en Estados Unidos


La Fiscalía del estado de Nevada afirma que el jugador de fútbol americano Henry Ruggs III conducía su vehículo a 251 kilómetros por hora y registraba el doble de nivel de alcohol en la sangre, cuando provocó un accidente de tránsito en el que murió una mujer de 23 años.


Esto mencionó la autoridad judicial de ese estado de la Unión durante la comparecencia del deportista ante la corte, luego de los trágicos sucesos ocurridos la madrugada del martes en Las Vegas.


En la audiencia, el fiscal Eric Bauman dijo que de acuerdo con registros obtenidos, el automóvil del irresponsable futbolista de los Raiders de Las Vegas bajó la velocidad de 251 a 204 km/h antes de impactarse contra el Toyota en el que viajaba la hoy occisa, golpe que rompió el tanque de combustible y derivó en un incendio.


El hoy exjugador de los Raiders quedó libre mediante una fianza de 150 mil dólares pero permanece confinado en su domicilio, monitoreado electrónicamente, le retiraron el pasaporte y tiene prohibido beber alcohol y de conducir. Violar alguna de estas condiciones lo llevará a la cárcel.


El fiscal de distrito del condado de Clark, Steve Wolfson, advirtió que presentará un segundo cargo por conducción bajo el influjo del alcohol contra Ruggs, toda vez que su pareja, Kiara Je'nai Kilgo-Washington, iba a bordo del vehículo al momento del choque y sufrió algunas lesiones.


También analiza presentar otro cargo contra el atleta por posesión de un arma de fuego estando borracho, ya que la Policía encontró una pistola cargada en su automóvil.


El juez de paz de Las Vegas, Joe M. Bonaventure, aseguró que a lo largo de su carrera judicial nunca había encontrado un accidente que involucrara a un vehículo que circulara a tal velocidad.









logotipo.png
bandera comunidad 2.jpg