Da prioridad AMLO a recuperar cuerpos de sacerdotes jesuitas


El presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador, se refirió nuevamente esta mañana de miércoles al asesinato de 2 sacerdotes jesuitas en el estado de Chihuahua, y expresó que "ahora lo que nos importa más es encontrar los cuerpos y detener a los responsables, al tiempo que dijo que hay avances en la investigación.


El mandatario comentó que los sacerdotes Joaquín César Mora Salazar y Javier Campos Morales llevaban tiempo efectuando su labor pastoral en esa zona de la tarahumara, y expresó sus condolencias por los asesinatos ocurridos el pasado lunes en la Sierra Tarahumara de Chihuahua.


El presidente señaló que "se está haciendo una investigación, hay elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional, que actuó de inmediato, hay una búsqueda, ya se tiene identificado al homicida, y vamos a seguir con las investigaciones, también está haciendo lo que le corresponde el Gobierno de Chihuahua".


Los señalamientos van hacia José Noriel Portillo, alias 'El Chueco', líder de la organización Gente Nueva, brazo armado del Cártel de Sinaloa que controla la región, y quien está prófugo. El jefe del ejecutivo precisó que la zona de la Tarahumara en donde se cometieron los asesinatos está "infiltrada, penetrada y dominada" por organizaciones criminales desde hace tiempo, y que también se registró la muerte de un civil, así como la desaparición de otras 2 personas.


López Obrador indicó que aunque es un crimen del fuero común, hay personal federal participando en las investigaciones, y apuntó que el presunto homicida tenía una orden de aprehensión desde 2018, y se le acusa de haber matado a un turista estadounidense.


Mencionó también que la versión que prevalece hasta ahora es que un guía de turistas que había sido secuestrado, entró herido a la Iglesia y los sacerdotes trataron de ayudarlo, pero el hampón que lo perseguía asesino a los 3 y se llevó los cuerpos.


De acuerdo con la Compañía de Jesús estos hechos no son aislados, y denuncia que "la Sierra Tarahumara, como muchas otras regiones del país, enfrenta condiciones de violencia y olvido que no han sido revertidas. Todos los días hombres y mujeres son privados arbitrariamente de la vida, como fueron hoy nuestros hermanos".


En esa zona de Chihuahua viven cerca de 50 mil indígenas tarahumaras o rarámuris en condiciones de marginalidad y que son acompañados desde hace muchos años por la labor social de los jesuitas.

logotipo.png
bandera comunidad 2.jpg