top of page
  • bambarito59

Día Mundial del Sueño: ¿Cómo quedarte dormido rápidamente?


Dormir puede ser difícil por varias razones. A veces lo evitas activamente, como cuando sacrificas hasta 2 horas de sueño para ver unos cuantos episodios más de tu serie de televisión favorita. Otras veces quieres dormir pero no puedes. Das vueltas en la cama, y acomodas almohadas, pero la frustración aumenta con cada minuto que pasa hasta que te preguntas  ¿por  qué no puedo dormirme?.


"El sueño es producto de 2 sistemas: nuestro impulso homeostático para equilibrar la vigilia y el sueño, y nuestro ritmo circadiano, que utiliza señales luminosas para cronometrar procesos del organismo, incluido el sueño", explica el Dr. Randall Wright, neurólogo especializado en medicina del sueño del Hospital Houston Methodist.

Apunta que "ambos sistemas pueden verse afectados por una serie de factores externos, algunos de los cuales nos impiden activamente conciliar el sueño, produciendo lo que se conoce como insomnio".

Si te cuesta trabajo conciliar el sueño, aquí tienes las recomendaciones del Dr. Wright


Sigue un horario de sueño: "disciplina, disciplina, disciplina", aconseja Wright. "El cerebro necesita rutina, y una de las mejores formas de ayudar a tu cuerpo a conciliar el sueño es ajustarte a un horario regular".


Así, el cerebro aprende lo que debe hacer cada noche cuando la cabeza toca la almohada.


Los adultos suelen necesitar entre 7 y 9 horas de sueño por noche. Para establecer un horario de sueño, ten en cuenta la hora a la que tienes que levantarte por la mañana y, a partir de ahí, busca la hora de acostarte para cumplir con la cantidad de horas de dormir. Ten en cuenta que deberás cumplir este horario tan a menudo como sea posible, incluso fines de semana.


Ten cuidado de no obstaculizar la producción de melatonina: "Nuestro entorno puede interferir con nuestra capacidad para conciliar el sueño", añade el Dr. Wright. "Un ejemplo de esto es cómo la luz artificial afecta la producción de melatonina", molécula que el cuerpo produce de forma natural para prepararse para dormir.


La generación de melatonina se ve bloqueada por la luz solar, razón por la permaneceremos de forma natural despiertos durante el día. A medida que el día se convierte en noche y nuestro entorno se oscurece, los niveles de melatonina aumentan hasta quedarnos dormidos.


Todo lo que emite luz blanca (desde bombillas hasta teléfonos inteligentes y televisores) pueden ir en contra de la producción natural de melatonina que ayuda a conciliar el sueño por la noche.


"La gente cree que ver la tele o desplazarse por el teléfono les ayuda a relajarse y conciliar el sueño, pero eso no es cierto. Si miras fijamente una pantalla antes de acostarte, estás enviando a tu cerebro señales contradictorias. Ver la tele puede ser relajante en sí mismo, pero las ondas luminosas le están instruyendo a tu cerebro que se despierte".


Evita cosas que te despiertan: no sólo el entorno te puede dificultar conciliar el sueño. Ciertos hábitos y comportamientos también pueden influir.


Evita lo siguiente antes de acostarte:


•    Hacer ejercicio


•    Comer mucho


•    Beber cafeína, aunque sea en pequeñas cantidades


De hecho, la cafeína debe evitarse mucho antes de acostarse. La tolerancia a este estimulante varía de una persona a otra, pero la recomendación general es dejar de consumir cafeína unas seis horas antes de acostarte.


Reconsidera beber alcohol: "es el somnífero no prescrito más común, es decir, que la gente suele percibirlo como algo que le produce sueño", expone Wright. "Es verdad, un vaso de vino antes de acostarte probablemente te dará sueño, pero 2 o 3 horas después, al metabolizarse en el hígado, se convierte en un potente estimulante, que está destinado a interrumpir cualquier sueño delicioso que esperabas conseguir".


Ten una rutina para relajarte: por la noche, solemos pasar directamente del sofá a la cama, salvo unos minutos para lavarnos los dientes y otras tareas rutinarias antes de acostarnos. El Dr. Wright afirma que primero deberíamos dedicar tiempo a relajarnos.


Algunos ejemplos de actividades relajantes son:


•    Ducharse con agua tibia


•    Escuchar música suave


•    Estirarse


•    Leer un libro (no en el teléfono o la tableta)


•    Meditar


•    Escribir un diario


Si eres propenso a "hacer la lista de pendientes" mientras intentas dormirte, el Dr. Wright recomienda repasar tus próximas tareas mucho antes de acostarte.


Crea el entorno adecuado para dormir: es importante que tu dormitorio sea propicio para conciliar el sueño y permanecer dormido. Puedes ayudar a crear un entorno ideal para dormir manteniendo tu cuarto así:


•  Fresco: ajustar el termostato a una temperatura de entre 18 y 19 C°


•  Oscuro: esto puede significar instalar cortinas opacas si trabajas en turno de noche y duermes durante el día


•  Silencioso: Si prefieres ruido de fondo suave, asegúrate de que el sonido sea relajante.


•  Sin distracciones: Evita ver televisión, utilizar el smartphone y considera la posibilidad de alejar a las mascotas de la cama


¿Cuándo consultar al médico sobre problemas de sueño?' si has probado los consejos anteriores y sigues sin poder dormir, es hora de que hables con tu médico de atención primaria o general.


Él o ella podrán recomendarte los ajustes que necesites hacer en tu rutina o en tu horario de sueño. En algunos casos, tu médico puede referirte a un especialista en medicina del sueño.


Desde la ansiedad hasta el dolor de espalda, pasando por la apnea del sueño, muchas condiciones diferentes pueden provocar un sueño deficiente.


Un especialista en medicina del sueño puede ayudarte a revisar los detalles de tu problema específico, coméntale los pasos que ya has intentado para corregirlo y el especialista te hará preguntas que podrían proporcionar información sobre la verdadera causa oculta de tu problema de sueño.


Comments

Rated 0 out of 5 stars.
No ratings yet

Add a rating
logotipo.png
dias-lluviosos 1.jpg
bottom of page