Críticas del papa a Iglesia por incapacidad de gestionar casos de abuso sexual


El papa Francisco aprovechó la circunstancia de que este miércoles era de Audiencia General en el Vaticano, y manifestó su vergüenza por lo que considera “larga incapacidad de la Iglesia" para gestionar casos de curas pederastas, luego de que se conociera públicamente el informe sobre 330 mil casos de abusos o violencia sexual sobre menores o personas vulnerables, perpetrados por parte el clero francés desde 1950.


Durante la Audiencia, el papa exclamó ante feligreses que “es el momento de la vergüenza'', saludó a los fieles franceses ahí presentes, y expresó que "por desgracia son números enormes", al hablar del informe, reiterando su deseo de “expresar a sus víctimas mi tristeza y mi dolor y por los traumas que han sufrido, mi vergüenza, nuestra vergüenza, por la larga incapacidad de la Iglesia de ponerlas en el centro de sus preocupaciones".


El pontífice animó "a los obispos, a los fieles, superiores y religiosos a continuar todos los esfuerzos para que dramas parecidos no se repitan" y manifestó su respaldo a los religiosos franceses para que superen "esta prueba dura, pero qué harán bien".


Luego de la publicación del informe, la oficina de prensa del Vaticano publicó una nota en la que el papa expresaba su "dolor" y en la que se decía que su pensamiento iba "ante todo a las víctimas, con gran dolor, por sus heridas, y agradecimiento, por su valentía en la denuncia".


El informe publicado por la Comisión Independiente sobre Abusos en la Iglesia Católica es producto de un trabajo de casi 3 años donde se han identificado más de 3 mil religiosos pederastas entre el cuerpo eclesiástico de Francia.


Jean Marc-Sauvé, presidente de la comisión, dijo que los datos son inadmisibles y ''reclaman medidas muy fuertes'' luego de una investigación en la que teólogos, trabajadores sociales y psicólogos de todas las convicciones religiosas se encargaron del estudio e incluyeron testimonios de víctimas.


E presidente de la Conferencia Episcopal francesa, Éric de Moulins-Beaufort, aceptó que el resultado de la investigación es "muy superior a lo esperado".