Crítica mundial contra militares de Birmania por condena a Nobel de la Paz


La alta comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, la chilena Michelle Bachelet, denunció la sentencia de 4 años de cárcel que el régimen militar de Myanmar impuso a la exconsejera de Estado de Birmania y Premio Nobel de la Paz, Aung San Suu Kyi.


La dirigente fue condenada por un tribunal de Naipyidó “por cargos de incitación y violación de las normas COVID-19", indican medios de comunicación.


Asimismo, el depuesto presidente Win Mingh fue condenado a 4 años de prisión por los mismos cargos, y el exalcalde de la capital, Myo Aung, a 2 años de cárcel.


Bachelet exigió la liberación de la mujer de 76 años de edad, y dijo que se trató de "un juicio amañado con un procedimiento secreto ante un tribunal controlado por militares” y motivado políticamente, al tiempo que advierte que esta decisión, además de privar de libertad a la Nobel de la Paz, "cierra una puerta al diálogo político” y "solo profundizará el rechazo al golpe” ocurrido el 1 de febrero pasado


La andina expresó que los militares "intentan instrumentalizar las cortes para remover toda la oposición política”, y recordó que desde el golpe más de 10 mil opositores han sido detenidos, y al menos 175 han muerto en custodia, "la mayoría debido a falta de atención médica o tortura”.


Horas antes de constituirse el nuevo Parlamento de Birmania el 1 de febrero, los militares dieron un golpe de Estado, decretaron estado de emergencia y arrestaron a numerosos líderes políticos, entre ellos el presidente Win Myint y la gobernante de facto, Aung San Suu Kyi.


Los militares, que habían gobernado Myanmar (Birmania) por muchos años, dieron este golpe argumentando denuncias de fraude masivo en las elecciones que dieron la victoria a la Liga Nacional para la Democracia, partido de Aung San Suu Kyi.


Amnistía Internacional asegura que la junta militar busca "asfixiar las libertades” del pueblo birmano, y en un comunicado, dice que "las severas sentencias infligidas a Aung San Suu Kyi por estas falsas acusaciones son el último ejemplo hasta ahora de la determinación del ejército para eliminar y asfixiar las libertades en Birmania".


A su vez, el encargado de Exteriores de la Unión, Josep Borrell, manifestó que "la Unión Europea reitera su urgente llamado a la liberación inmediata e incondicional de todos los presos políticos, así como de quienes han sido detenidos de forma arbitraria desde el golpe”.





logotipo.png
bandera comunidad 2.jpg