top of page
  • bambarito59

Concede Dani Alves entrevista desde la cárcel


El futbolista brasileño, Dani Alves, lleva 5 meses preso en una cárcel de Barcelona para responder a una acusación de ataque sexual a una joven en los baños de una discoteca en diciembre pasado.


El amazónico concedió una entrevista al diario español La Vanguardia, y aseguró que lo hizo primeramente para explicar su versión de los hechos y de conozcan "la historia a partir de lo que yo viví aquella madrugada en aquel baño".


Más aún, Alves señala que la otra finalidad de otorgar la entrevista es pedir perdón públicamente a su esposa Joana Sanz, con quién dice, ya se disculpó personalmente cuando lo visitó en prisión, pero necesita hacerlo de nuevo, ya que "la historia es pública, la ofensa es pública y ella merece esas disculpas públicas".


Dani explica que había pactado con su acusadora que mantendrían relaciones sexuales en el baño, y que "lo que pasó y no pasó allí dentro solo lo sabemos ella y yo".


Expone que "si la hubiera visto llorar, me hubiera detenido para preguntar qué pasaba. Y, en ese instante, si algún responsable de la discoteca me hubiera pedido que me esperara porque una joven aseguraba que yo le había agredido sexualmente, yo no me voy a casa".


Indica el brasileño que cuando la joven salió del baño detrás de él, él se quedó junto a su mesa durante poco tiempo. Al abandonar la discoteca, pasó cerca de la mujer, que se encontraba llorando, algo que, dice, supo posteriormente tras visionar las imágenes de las cámaras de seguridad.



"Esa misma noche me presento en una comisaría a aclarar lo que ha pasado", asegura Alves, y refiere que se enteró al día siguiente de que una joven le acusaba de agresión sexual, y que habló con su abogada quien le aseguró, después de consultar con los Mossos d'Esquadra y en los juzgados, que no había ninguna denuncia contra él y podía viajar a México para incorporarse a Pumas y "por eso me fui".


El jugador está consciente que mintió sobre lo ocurrido, asegurando que no conocía a la joven, y expresa que lo hizo para salvar su matrimonio, pero que una vez que se lo contó a su mujer, quiso "declarar otra vez y contar la verdad".


Afirma que desde 2008 era habitual de la discoteca Sutton, donde sucedieron los hechos y que conocía a todos los empleados. Sostiene que su comportamiento siempre fue ejemplar y que no entiende por qué los trabajadores actuaron así la madrugada del 31 de diciembre.


Todos prestaron declaración ante la unidad central de agresiones sexuales de los Mossos, y ninguno pidió al futbolista aquella noche que esperara la llegada de la Policía, a la que alertaron tras la denuncia de la joven.


El exdefensa del Barcelona dice que tiene "la conciencia muy tranquila" y que no obligó "a esa mujer a hacer nada", y que fue él quien le propuso ir al baño porque "era evidente por los movimientos y las miradas que había atracción" y que, una vez allí, pensó "que ella habría cambiado de opinión y que ya no entraría", porque "estaba tardando mucho".


Cuando ya estaba saliendo la vio acercarse, pasar junto a él y entrar al baño. "Yo entré detrás. Ni cerré la puerta con pestillo", precisa.


Asegura que no es cierto que no la dejara salir, que la lanzara al suelo, que la golpeara o la insultara, tal y como describe la víctima, y que el responsable de la zona VIP de la discoteca se le acercó para preguntarle si quería conocer a alguna chica:


"Eso pasaba siempre que no iba con mi mujer", mencionó Alves.


Alves declara no saber por qué la chica se derrumbó al salir del baño y rompió a llorar.


"Se me ocurre que hay alguien que le aconsejó mal. Que se sintió mal después de hacerlo, que dio un paso adelante y que ya no ha sabido salir del lío en el que se ha metido y en el que me ha metido", especula.


"La perdono, sigo sin saber por qué ha hecho todo esto, pero yo la perdono", concluye el futbolista. (RT)


Comments

Rated 0 out of 5 stars.
No ratings yet

Add a rating
logotipo.png
lgbtttiq.jpg
bottom of page