Cerca de quedar libre, autor de atentado contra Ronald Reagan


John Hinckley Junior, quien pasara a la historia por atentar en 1981 contra el entonces presidente estadounidense Ronald Reagan podrá llevar una vida normal si mantiene buena conducta y no sufre de más trastornos mentales.


Esto decidirá un juez, 5 años después de que Hinckley Jr fue dado de alta de un hospital en Washington.


Vive en Williamsburg, Virginia, pero con restricciones que incluyen ser visto regularmente por médicos y psicólogos, así como tomar ciertos medicamentos.


Será el juez federal de distrito Paul L. Friedman, quien realice en estos días una audiencia en Washington, donde se definirá el futuro de Hinckley.


Entre las otras restricciones que tiene, todavía destacan la prohibición de tener armas, no tener contacto con la familia de Reagan, y tampoco con las demás víctimas ni sus familias.


Tampoco podrá contactar con la actriz Jodie Foster, con la que estaba obsesionado cuando intentó matar a Reagan.


El juez declaró que Hinckley, de 66 años de edad, no presenta síntomas de trastornos mentales, ni ha incurrido en conducta violenta, añadiendo que "si no hubiese sido por el hecho de que trató de matar a un presidente, hubiera sido puesto en libertad incondicionalmente hace mucho, mucho tiempo”.