Brasil ya piensa en un carnaval masivo y "sin restricciones"


Los brasileños ansían recuperar el año que viene una de sus tradiciones más famosas, la cual se extravió desde el 2020 debido a la pandemia de coronavirus. se trata del carnaval.


Apenas estamos en octubre, y a falta de largos 4 meses para llegar a las fechas de carnaval en febrero, las autoridades amazónicas ya empiezan a preparar las fiestas, esperando que para el segundo mes del 2022, la pandemia del Covid-19 haya sido controlada.


Por lo pronto, el alcalde de São Paulo, Ricardo Nunes, anunció que el periodo de inscripción para las agrupaciones que quieran ocupar las calles empieza el 15 de octubre, e hizo un llamado a los participantes a que vayan preparando disfraces e instrumentos musicales.


Preparar un festejo tan fastuoso como el carnaval en Brasil, toma mucho tiempo de preparación que va desde la obtención de apoyo económico para los artistas hasta el montaje de escenarios, ensayos de las escuelas de samba, seguridad y otras acciones paralelas a la fiesta.


El alcalde confió en que las fiestas se celebren sin restricciones sanitarias por la pandemia y que será el mayor Carnaval de la historia, en momentos en los que 85% de los paulistas ya están vacunados con las 2 dosis. Claro que habría que ver que sucede con los miles de visitantes y turistas.


Representantes de las escuelas de samba de la "Ciudad Maravillosa" expresaron su temor por tener que organizar los desfiles del Sambódromo, con menos aforo en las gradas, lo que implicaría menos ganancias económicas.


El alcalde de Río, Eduardo Paes, dijo que "estamos vacunando a todo el mundo, y con todo el mundo vacunado la vida vuelve a la normalidad” tras expresar que es ridículo pensar en el distanciamiento cuando hay carnaval y que la población no puede convertirse en "viuda de la pandemia", deseando que haya COVID-19 el resto de la vida.


Brasil lleva varios días con una importante baja en las muertes por coronavirus y la vacunación avanza a ritmo acelerado. En São Paulo el 85% ya está inmunizado, y en Río de Janeiro el 70%, pero se sigue vacunando.


Expertos de la Fundación Oswaldo Cruz y de la Universidad Federal de Río de Janeiro estiman que para la realización de un carnaval seguro, debe haber un 80% de población con la pauta completa de la vacuna, tasa de transmisión de la variante Delta no superior a 5, camas en los hospitales, controles en hoteles y pruebas de antígenos en ambientes controlados, entre otras medidas.