Australia tiene que sacrificar a miles de caballos salvajes


El exceso de población de caballos salvajes se está convirtiendo en un problema para los australianos, por lo que investigadores de la Academia de Ciencias de ese país le enviaron una carta abierta a las autoridades del estado de Nueva Gales del Sur, para ponerlos en alerta sobre el asunto.


De acuerdo con los expertos, resulta insuficiente el proyecto para sacrificar a 10 mil de estos equinos que habitan en el Parque Nacional Kosciuszko, donde de acuerdo con medios locales hay poco más de 14 mil de estos animales, y en donde su rol en el ecosistema significa importantes daños para la vegetación y provoca estrés en especies nativas, algunas en peligro de extinción.


Según los expertos, si las autoridades no intervienen para resolver el problema, la población de caballos salvajes en el parque superará los 20 mil para 2022.


El Servicio de Parques Nacionales y Vida Silvestre del estado lanzó en octubre pasado una iniciativa para reducir a 3 mil el número de caballos salvajes, lo que implicaría sacrificando a la mayoría y reubicar al resto. Los sobrevivientes se ubicarían en un área de conservación que abarca 32 % de la reserva.


Ante esta propuesta, los investigadores indican que aún 3 mil caballos salvajes serían una cifra alta para que el Parque Kosciuszko pueda superar los daños provocados por sequías, incendios y pastoreo. Más aún, apuntan que de que mantenerse esa cantidad de caballos, se obligaría a sacrificar regularmente una parte de los ejemplares para impedir que la población crezca otra vez.


Por ello, demandan de las autoridades reducir la cantidad de equinos muy por debajo de la cifra prevista por el plan y respetando las pautas del bienestar animal, para lograr que el territorio del parque quede protegido de ese cuadrúpedo.

logotipo.png
PrimaveraPor.webp