Agresiva protesta de Nicaragua por publicación de embajador de México en Managua


El gobierno de Nicaragua protestó contra el embajador de México en Managua, Gustavo Cabrera, luego de que el diplomático retuiteara declaraciones del escritor Sergio Ramírez donde rechazaba una orden de captura de la Fiscalía en su contra.


La funcionaria de la Cancillería nicaragüense, Arlette Marenco, consideró en una carta dirigida a Cabrera, que la publicación es “abusiva" y denunció la posición de México de “injerencista y entrometida”.


En la misiva, afirma que “con el mensaje que usted ha difundido hoy en Nicaragua, usted y el gobierno de México se colocan en una posición injerencista y entrometida, cumpliéndoles sumisa y fielmente a los yanquis, sirviéndoles en el rol que tristemente han venido ustedes asumiendo, de interventores permanentes en nuestros asuntos propios, por encargo del Imperio”.


La Cancillería dice que el gobierno nicaragüense nunca ha ignorado el principio de no injerencia o de no intervención, ni ha denunciado o comentado la violencia, crímenes y violaciones a los derechos humanos, “que según organismos y personajes mediáticos”, ocurren en México.


“Respondemos a su abusiva publicación de hoy reiterando a usted formalmente que, como usted bien sabe, nuestro gobierno nunca se ha entrometido en los asuntos internos de México”, se afirma en la carta.


Asimismo, fustiga el “lamentable papel de miseria cultural, histórica y política que hoy juega México, cuando creíamos que esa miseria y mezquindad humanas, esa desgracia, se acababa con el neoliberalismo, e iniciaba un ciclo de entendimiento y respeto, con el nuevo gobierno del que usted forma parte”.


El texto exhortó a México a cumplir con su doctrina Estrada de no intervención y descontinuar "ese lamentable, desdichado e infeliz camino de ocurrencias y vanidades, de servilismos y lacayismos, de pelelismos que niegan su propia historia”.


“El embajador Cabrera retuiteó mi mensaje sobre la persecución de que estoy siendo víctima y eso causó este virulento ataque, desconsiderado y soez en el lenguaje, de la dictadura de Ortega contra el gobierno de México”, comentó el escritor.