Acuerdan eliminar vehículos cero emisiones en 2 décadas


En el marco de la conferencia sobre el cambio climático COP26 de Glasgow, varios países y armadoras de coches aseguran que están dispuestos a comprometerse a dejar de producir vehículos contaminantes por combustión hacía 2040: sin embargo, importantes fabricantes se lavan las manos. Primero las ganancias.


El anuncio ocurrido en el evento que preside Gran Bretaña, se afirma que los firmantes se comprometieron en el texto a vender solamente coches con cero emisiones de gases de efecto invernadero a partir de 2040, y "en 2035 en los principales mercados, con la finalidad de "lograr normalizar los vehículos con cero emisiones garantizando que sean accesibles, baratos y sostenibles en todas las regiones en 2030".


El asunto es que como hay quienes solo ven sus intereses sin pensar que las consecuencias también las sufrirán tarde o temprano, y ni China, ni Estados Unidos, Alemania Japón o India firmaron el compromiso, además de las armadoras Toyota, Volkswagen y Renault-Nissan-Mitsubishi. Así que, si estas compañías les venden vehículos amigables con el medio ambiente, no les crea mucho.


En cambio, otras armadoras como Ford, Mercedes-Benz, General Motors y Volvo, que habían anunciado previamente su compromiso para interrumpir la fabricación de coches con motores de combustión interna, suscribieron el texto, en tiempos en lo que se sabe que el transporte por carretera significa casi el 20% de la contaminación causada por los seres humanos.


A su vez, y en un compromiso por separado, Gran Bretaña indicó que planea acabar con la producción de vehículos pesados de diésel, entre 2035 y 2040. El ministro de Transportes británico, Grant Shapps, destacó que "este día representa un momento muy especial (...) gobiernos del mundo entero se comprometen a vender coches, furgonetas y vehículos pesados 100% sin emisiones".


A su vez, el director ejecutivo de Greenpeace Alemania, Martin Kaiser, manifestó que es "gravemente preocupante" que los principales países y fabricantes no hayan firmado el pacto, y dijo que "para acabar con el combustible fósil tenemos que cortar con nuestra dependencia. Eso significa abandonar los motores de combustión en favor de coches eléctricos y crear redes de transporte público limpio lo antes posible".


Toyota defendió su decisión alegando que su modelo de negocios actual hace "difícil" ese compromiso. En otras palabras, primero el dinero aunque la próxima generación lo pague hasta con su vida. Tómelo en cuenta al adquirir un vehículo de esta firma




logotipo.png
PrimaveraPor.webp