Trump: ponerle un alto. Por Alfredo Vega

0

Perder el miedo ante alguien que en el papel es más poderoso que nosotros es de alguna forma una nuestra de nuestro carácter, y aun guardando las formas, nos permite sostener una postura digna, que nos hace sentir realmente bien, que nos saca una sonrisa…que nos permite ver de frente. Sostener la mirada y mostrar con ello que con todos respeto, pero no nos vamos a dejar y que nos van a respetar.

Esto sale a colación por los, no sé, ¿2 años?, de ofensas, ataques, insultos y humillaciones que los mexicanos, y no solo el gobierno, hemos recibido de parte de un lunático que por cosas del destino se posó en la silla principal del salón oval de la Casa Blanca. Donald Trump.

Hagamos memoria: este señor inició su campaña rumbo a la Presidencia de Estados Unidos inscribiéndose como precandidato en las elecciones primarias del Partido Republicano, y su principal oferta política fue poner freno a la migración proveniente de la frontera sur de su país, encarnada según su escaso cerebro en una banda de narcotraficantes y delincuentes provenientes del lado mexicano.

No se le dio mucha importancia en nuestro país a los dislates del güero de los pelos zacatudos: lo más que generó fue enojo, un buen número de mentadas de madre por parte de muchísimos mexicanos, y hasta ahí:  “este no gana”, dijimos muchos.

Y el empresario tramposo, acusado entre otras muchas cosas en su país de evadir impuestos en una nación donde es menos moral la relación con una prostituta que ir a bombardear un hospital de Médicos Sin Fronteras en Afganistán, ganó las primarias republicanas para erigirse en el candidato de su partido a la presidencia del país más poderoso de la Tierra: ni más ni menos.

trump

El discurso antimexicano de Donald Trump se volvió más virulento, más agresivo, más ofensivo. Sin embargo, se pensó que la demócrata Hillary Clinton se llevaría la elección con cierta facilidad. El magnate no levantaba en las encuestas, hasta que el gobierno mexicano le abrió la puerta a sus sueños de estadista y lo invitó a Los Pinos, dándole oxígeno a una campaña que no tenía futuro por basarse en ocurrencias y amenazas y visiones simplistas y rudimentarias del mundo.

La noche de ese día en que Trump vino a Los Pinos, retornó a su país y fue a burlarse de su encuentro con el presidente Enrique Peña Nieto, asegurando en un nutrido mitin que construiría un “hermoso muro” en la frontera con México, para impedir el paso de drogas y criminales. Más aún, reiteró que los mexicanos pagaríamos la obra.

El oxígeno que recibió su mediocre campaña lo tuvo en México y de ahí, fue repuntando en las encuestas hasta lograr una sorpresiva victoria.

Desde aquél momento, el discurso del gobierno mexicano fue prudente, conciliador, cooperativo: No sé si débil o falto de fuerza, pero el hecho es que el güero llegó a la Casa Blanca y desde enero de 2017 sus viperinos tuits han puesto de cabeza a nuestro país de una forma u otra. Con el muro, con la migración, con el TLCAN, con los “dreamers”.

peña y trump

Siempre bajo amenazas, siempre buscando ponernos el pie encima.

Pero el discurso del gobierno mexicano no varió. Diplomacia, prudencia, lenguaje político, colaboración…¿algo funcionó de esto?.

No. Los ataques de Trump no han cesado a lo largo de 15 meses de gobierno, y lo que falta de su administración. ¿Alguien recuerda el otro episodio humillante para los mexicanos cuando previo a la reunión Peña-Trump en Berlín a propósito del G-20?. El presidente de Estados Unidos deslizó en voz baja a uno de sus colaboradores que el presidente Peña no se había dado cuenta de que México pagaría el muro.

Y sin embargo, el discurso del gobierno mexicano no varió.

peña y trump

Vinieron las amenazas un día y otro también de cancelar el Tratado de Libre Comercio, y a sufrir el peso y la bolsa. Muchos mexicanos realmente enojados empezaron a percibir que no había respuestas máscontundentes para este bipolar metido de presidente en Estados Unidos.

Seguramente este sujeto ataca y ataca y ataca porque ve el tono de las respuestas que no cambia.

Ahora, el presidente Trump se apanica porque le va llegar una caravana de centroamericanos por la frontera sur, y sumado a la frustración por no cumplirle al electorado con su “hermoso muro”, exige a sus vecinos mexicanos frenar la caravana, amenaza de nuevo con cancelar el TLCAN si México no hace algo, pone en tela de juicio las leyes migratorias de nuestro país, y anuncia el envío de la Guardia Nacional a la frontera.

Extrañamente, la caravana perdió fuerza y el belicoso presidente norteamericano felicitó vía Twitter a México por la fortaleza de sus leyes migratorias para disgregar la caravana de migrantes. ¿Fortaleza?’. ¿de donde pues?. Presiones.

Ante la andanada de ofensas y amenazas de los últimos días, el presidente Peña emitió un mensaje a la nación en donde, aunque aparecen pasajes un poco más subidos de tono dirigidos contra Trump, la sensación que queda en muchos es que ha sido demasiada la prudencia de nuestro gobierno frente a la actitud pandilleril de nuestro vecino, claro el presidente Trump, no los norteamericanos.

muro

No se pide un discurso belicoso por parte del gobierno mexicano, pero sí uno más duro. Queda la sensación de que siempre le ponemos al güero la otra mejilla cuando ya es tiempo de dar un manotazo en la mesa.  Sí, respetuosos y dispuestos a dialogar, pero no dispuestos a seguir aguantando los insultos y las amenazas en aras de una buena relación con nuestros vecinos del norte

Esa buena relación no existe ahora y por ello el discurso del gobierno mexicano debiera ser ya otro. Debemos exigir el respeto de otra forma mucho más firme. Algo que nos haga sentir orgullosos de ser mexicanos, que nos haga sentir que el gobierno habla por nosotros y habla bien.

Lo cortés no quita lo valiente. Sobretodo si va acompañado de palabras contundentes, que no dejen lugar a duda.

¿Ya?, o seguiremos poniendo la otra mejila.

Acerca del autor

Redacción

Somos un grupo de profesionales de la información y comunicación radiofónica y televisiva y ésta es nuestra ventana para expresar con libertad y responsabilidad puntos de vista sobre el acontecer nacional.

Su dirección de correo no será publicada, revise los campos marcados*