Presenta Meade en Guadalajara modelo de educación y trabajo para su gobierno

0

El candidato presidencial de la coalición Todos por México, José Antonio Meade, presentó en Guadalajara su modelo dual de educación de excelencia, que prevé la combinación de estudio y trabajo para que los jóvenes tengan la experiencia necesaria al momento en que obtienen su título y se incorporan al mercado laboral y dijo que su gobierno hará de la educación la principal llave para el futuro, frente al riesgo de quienes quieren dar un paso atrás y volver a mantenerla como rehén de otros intereses.

En su mensaje, subrayó que la idea central de la campaña y de lo que será su gobierno, es avanzar junto con las familias y las personas, y en la cual la educación juega un papel central. “Si uno pudiera escoger un derecho que transforma cuando se ejerce, ese es el derecho a la educación”, dijo Meade, y precisó que convertirá a México en un país de preparatoria y, quien termine este nivel, tendrá un lugar disponible en el nivel superior.

Comentó que si revisamos el mapa de la pobreza extrema, 9 de cada 10 mexicanos que se encuentran en esa condición no terminaron la preparatoria y “esa es la importancia de la educación”.

De igual forma, se comprometió a mejorar las condiciones de trabajo de las y los maestros con apoyos didácticos, capacitación y un aumento significativo y real en sus percepciones.

En el Centro de Software, Meade dijo por otra parte que siempre ha tenido un ánimo propositivo, de diálogo y recordó que el sábado pasado sus simpatizantes fueron objeto de una agresión por personas identificadas con Morena y Andrés Manuel López Obrador, en Puerto Escondido, Oaxaca.

Meade señaló que “lo que debemos de buscar y privilegiar es que en la política medie solamente el contraste de ideas y el éste para expresarse no ocupa más que palabras. Y yo creo que la violencia no tiene lugar ni en las campañas políticas, ni en la convivencia política que requiere el país, dentro de las campañas y fuera de ellas”.

Dejó en claro que no vale la pena ensuciar este proceso electoral con violencia, sino contrastar ideas con palabras. “No vale la pena que exhibamos la pobreza de nuestra capacidad de defender ideas atacando a quienes, pacíficamente, estamos buscando hacer una campaña en un contexto de armonía y de unidad”, insistió.

“Aquí no hay espacio ni para bromas ni para humor, no hay espacio para ocurrencias, en lo que debe de ser lisa y llanamente una condena clara a quienes, dentro de su movimiento y con su liderazgo, han hecho de la violencia una forma de hacer política”, enfatizó.