Mueren otros 8 en Nicaragua y el diálogo de paz, sobre alfileres

0

La muerte de 8 personas el sábado por ataques de hombres armados en Managua elevó a 178 las víctimas mortales en el marco de las protestas que iniciaron hace 2 meses en Nicaragua y complicó el diálogo de por sí difícil entre el gobierno de Daniel Ortega y la oposición.

La Policía dijo en un comunicado Fuentes locales señalan que 6 de los fallecidos eran miembros de una familia cuya casa fue incendiada por un ataque con bombas molotov de un grupo de encapuchados armados.

El reporte precisa que 2 de sus habitantes sobrevivieron lanzándose desde un balcón, una mujer que está en estado grave y un niño que ingresó a un hospital con quemaduras, ataque condenado tanto por la oposición como por el gobierno, que se acusaron mutuamente de lo ocurrido al reanudarse la mesa de diálogo instalada el viernes.

La opositora Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, conformada por miembros de la sociedad civil, empresarios, estudiantes y campesinos participa bajo protesta en la mesa de diálogo “por la represión, violencia y asesinatos” ocurridos la noche del viernes y madrugada del sabado, donde una vez más policías, parapolicías y turbas afines al gobierno fueron señaladas por la oposición como protagonistas de ataques.

El secretario general de la Organización de Estados Americanos, Luis Almagro, dijo en su cuenta de Twitter que “este acto de terror es un crimen de lesa humanidad y no puede quedar impune”. Por su parte el canciller de Nicaragua Denis Moncada negó responsabilidad en el ataque y acusó a los manifestantes que están en las barricadas.

Por lo pronto, la mesa de diálogo funciona y se analiza la propuesta de los obispos, mediadores del diálogo, que incluye adelantar las elecciones de 2021 para marzo de 2019.

Asimismo, se discute trabajar en la separación de los 4 poderes del Estado, actualmente controlados por aliados de Ortega, principalmente el Consejo Supremo Electoral. Los obispos proponen que las reformas constitucionales requeridas para adelantar los comicios entren en vigencia este año y que se elimine la reelección presidencial para impedir que se vuelva a postular Ortega, en el poder desde 2007.