Defensores de Derechos Humanos de varios países pide a la CIDH respaldo contra separación de familias en Estados Unidos

0

 

Por iniciativa de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos de México, a la que se sumaron las Instituciones Nacionales de Derechos Humanos  de Colombia, Ecuador, Guatemala y Honduras, se solicitó a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos que requiera al Gobierno de los Estados Unidos interrumpir la separación de niñas, niños y adolescentes migrantes de sus familias, y adoptar medidas para proteger sus derechos a la integridad personal, la familia y la libertad personal, en relación con los derechos de la niñez.

Las instituciones de Derechos Humanos mencionadas, señalaron que “los beneficiarios de dichas medidas cautelares son las niñas, niños y adolescentes migrantes que lleguen con sus familias a la frontera sur de los Estados Unidos y que sean separados de las mismas por autoridades de ese país.

Más aún, solicitaron a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos que le requiera a los Estados Unidos de América que “interrumpa la práctica de separar a los niños, niñas y adolescentes migrantes de sus familias, y adopte las medidas necesarias para proteger sus derechos a la integridad personal, la salud, la familia y la libertad personal, en relación con los derechos de la niñez”.

Para los Ombudsperson solicitantes de las medidas cautelares resulta de particular preocupación el cambio en la política migratoria de los Estados Unidos, que dejó de proteger el derecho a la unidad familiar y el interés superior de niñas, niños y adolescentes migrantes, y decidió utilizar la separación de familias como una sanción para las personas que intentan migrar a dicho país.

Señalaron en su solicitud a la CIDH que resulta peligroso que la separación de familias se tome como mecanismo para disuadir a las personas de migrar hacia ese país, enfrentándolas al peligro de ser separadas de sus hijos si lo intentan; dicha postura del gobierno estadounidense, es inhumana y representa un desprecio por los derechos de niñez y adolescencia migrantes, así como por la necesidad de protección que tienen.

La Comisión y la Corte Interamericana de Derechos Humanos han establecido de manera reiterada que las medidas cautelares y provisionales tienen caracteres cautelar y tutelar. En cuanto al primero, buscan evitar un daño irreparable y preservar el ejercicio de los derechos humanos, como ocurre en este caso, por lo cual urge se ordenen tales medidas para que el gobierno estadounidense detenga la separación de niñas, niños y adolescentes migrantes de sus familias.

En ese sentido, expusieron que la política migratoria de los Estados Unidos de separar a las niñas, niños y adolescentes migrantes de sus padres y madres, rompe el vínculo familiar existente entre ellos.   Tales separaciones, afectarán su integridad y romperán sus relaciones familiares, sin que posteriormente sea posible una reparación del daño, puesto que el deterioro en su desarrollo físico y mental podrá provocar enfermedades como ansiedad o depresión, sin que sea viable reparar dicho daño psicológico y emocional. Además, el impacto en su derecho a la unidad familiar quedará afectado sin que exista una posibilidad de repararlo.